viernes, 27 de noviembre de 2009

" VOLVÍA A CASA "


 Volvía a casa entre disparos y engañadas multitudes
 ciegas en su tormenta, amado pueblo mío.
 Qué trágico, qué duro, qué cruel nuestro destino
 de arar sobre el mar y que la luz te enlute.


 Desasosiego físico, que podía palpar
 como un dolor de muelas en el alma,
 me saturaba el cuerpo: zozobra que era náusea, 
 entre certeza y duda de tu verdad mañana.


 Yo soy mi pueblo ciego con los ojos abiertos.
 Mi pueblo luminoso embarrado de sombra.
 La realidad y el sueño, la raíz y el lucero.
 La guitarra que siembra la semilla del alba.


 Por igual me dolían la bala y el herido.
 Tu día levantaba sus blancas torres altas
 lúcidas de esplendor, oh recio pueblo mío, 
 si tu noche invadíame con pirámides truncas.


 Sólo soy la guitarra que canta con su pueblo.
 Aliento de su barro mi voz suya.


LUIS CARDOSA Y ARAGON GUATEMALA

jueves, 26 de noviembre de 2009

EL AMOR DE MI MUJER.

Siempre me fue más sencillo hablar que escribir, decir que dibujar, no supe jugar con el abstracto, no supe vender felicidad sin los globos en la mano, algunas veces improvisé una marioneta con mi propia vida, pero se me volió autista de su mundo enfermo, ignrante de mi propio dolor y angustia, todo eso hasta que descubrí el amor, el de mis hijos estaba ahí, en algunos un tanto distante, pero el amor que descubrí es el de una gran mujer.


Me enseñó a esperar, a cuidar, a no cuestionar tanto, y a perdonar, esto es lo más dificil para mí, ya que muchas veces pongo la cara y me vuelven a golpear, será por eso que mi cruz se hace cada vez más y más pesada, pero está ella, que lo es todo para mí.

LA NOSTALGIA DEL SABER QUE ESTAMOS SOLOS EN COMPAÑIA.


:




ESTOS VERSOS LOS HE ROBADO, PERO LO BUENO NO SE ROBA, TAN SOLO SE TOMA PRESTADO. TARDE PERO: PERMISO SODICAN DF, ME LOS PRESTAS?

TAXI PARA UNA LUNA QUE TRABAJA DE NOCHE

Todas las noches te miro salir
del trabajo aquel,
tan solitaria con un frío sin sol,
yo en mi taxi estoy;
esperando verte salir
para llevarte al sol.

Dama tu nombre no lo sé
sólo conozco tu pie
y tu aroma también.

Te veo en mi retrovisor
perdida la mirada buscando el sol,
ahí en mi taxi voy
contigo sin que sepas
que el enamorado soy yo.

Todas las noches entre el silencio
con la mirada en el espejo,
casi hablamos del lejos,
todas las mañanas nos vemos
sin que sepa que en mi sangre la llevo.

Nos sorprende el día.
Eres de todos reina mía
aunque no mía, yo te sentía
en cada madrugada cuando
en mi taxi te traía.

Madrugada que partió
a descansar ya su piel,
para volver a empezar
otra luna ya de miel.
                     sodican
www.radiocuh.com
Frase de sodican: A veces pensamos más
abajo del ombligo que arriba de éste.